Últimos avances en fibromialgia 2019
4 (80%) 3 vote[s]

La fibromialgia es una enfermedad reumatológica de difícil diagnóstico. Los síntomas de la fibromialgia son comunes en otras muchas enfermedades del sistema musculoesquelético y reumáticas.

Esto junto con la falta de un marcador específico que confirme la enfermedad hace complicado su tratamiento aunque no se para de estudiar en ello. La enfermedad es muy variable y pueden darse brotes de fibromialgia que en muchas ocasiones pueden generar verdaderas incapacidades.

Últimos avances sobre la fibromialgia

En una entrevista concedida por el Dr. Javier Rivera, experto en fibromialgia del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, indica que parece haber claramente una predisposición genética. Este es un tema que se llevaba especulando durante mucho tiempo ya que se han dado casos de familias en las que madres e hijas padecen la enfermedad.

Aunque en muchas otras enfermedades el valor de la condición o herencia genética se ha sobrevalorado, parece ser que en la fibromialgia si existe esta condición.

Podemos hablar de familias que tienen incluso ocho veces mayor probabilidad de padecer fibromialgia, según palabras del Dr. Rivera, pero nunca desde una transmisión directa de padres a hijos, es decir si la madre tiene fibromialgia no quiere decir que la hija la vaya a tener irremediablemente, pero si que aumentan las probabilidades.

En palabras del Dr. Rivera las tres vías principales actualmente para el abordaje de la enfermedad son;

  • Ejercicio
  • Terapia psicológica
  • Medicación

Aunque en la actualidad la fibromialgia no tiene cura, cada vez se están llevando a cabo más estudios que nos ayudan a realizar intervenciones y tratamientos más efectivos para aportar calidad de vida a las personas que la padecen.

Fibromialgia últimos descubrimientos

Uno de los criterios que se tienen en cuenta a la hora de establecer el tratamiento, es estimular al máximo el empoderamiento de los pacientes. La actitud que los enfermos tomen ante su enfermedad marcará la diferencia respecto a la manera de afrontarla y la calidad de vida de estos.

En los últimos años se está estudiando mucho el papel de las hormonas en el desarrollo y la aparición de la enfermedad. Al ser una enfermedad con una proporción mucho más elevada de mujeres que de hombres es factible pensar que las hormonas femeninas tienen que ver en el devenir de la misma.

Se desconocen las causas exactas de la enfermedad pero se sabe que el estrés tanto físico como emocional pueden ayudar a desencadenarlo. Otros factores que puede influir son procesos infecciosos crónicos, traumatismos, accidentes de tráfico, cirugías, etc.

Un tema delicado y que también se está estudiando es el relacionado con el sufrimiento emocional por acoso laboral, abuso sexual o factores relacionados con sufrimiento de la persona.

Implicación del paciente con fibromialgia en su tratamiento

Es habitual encontrar en la enfermedad unos síntomas permanentes de base y otros que alternan de unos periodos a otros, según el nivel de estrés físico o emocional que comentábamos anteriormente.
Es importante reconocer estas situaciones para que las personas pueden ayudar a controlar sus brotes y sus estado agudos de la enfermedad. Si además la situación social de la familia no es buena todo favorece su empeoramiento.

Pongamos como ejemplo una mujer que tiene fibromialgia y es la única fuente de ingreso familiar, además es madre separada y con hijos a su cargo, cuantos más elementos estresantes añadamos, mayor probabilidad de que la enfermedad evolucione hacia un estado de afectación psicológica mayor.

En cuanto al tratamiento de la fibromialgia, se pueden hacer muchas cosas, y lo dramático es no hacer nada, porque cuando no se hace nada la enfermedad evoluciona desastrosamente. El tratamiento es imprescindible, porque conseguimos controlar la situación, evitar brotes y, sobre todo, evitamos el deterioro del paciente.

Las personas deben ser conscientes de que la enfermedad dependerá mucho del enfoque y afrontamiento de cada paciente. Es importante que uno de los mayores avances de la enfermedad es el reconocimiento de la misma como un ente clínico con unas características específicas.

En los comienzos las personas que padecían fibromialgia eran vapuleadas y tildadas de personas desequilibradas y locas. Esto provocaba un aislamiento social y un aumento de la dificultad en sobrellevar todos los problemas que la enfermedad ocasiona.

Ahora, por suerte, ya tenemos una base que nos indica que el problema viene derivado de una hipersensibilidad del sistema nervioso tanto central como periférico. Estas alteraciones fisiopatológicas son las que provocan que las personas que tienen fibromialgia padezcan dolor ante estímulos que en principio no tendrían porque provocarlos.

Para tratar este problema, lamentablemente, se vienen utilizando distintos fármacos de tipo antidepresivos, antipsicóticos, anticonvulsionantes, etc. junto con otros indicados para el tratamiento de los síntomas como analgésicos o antiinflamatorios, pero todos con un enfoque paliativo.

Adaptación del tratamiento para la fibromialgia a cada paciente

Es fundamental llevar a cabo una personalización e individualización del protocolo del tratamiento. Todavía queda mucho por mejorar, y aunque es cierto que no es consuelo para los pacientes, los profesionales sanitarios siempre tienen ventanas abiertas a las nuevas técnicas y opciones de tratamiento para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Un factor fundamental a tener en cuenta es evitar la iatrogenia, es decir, los posibles daños provocados por el mismo tratamiento. En general todos los fármacos tienen potenciales efectos secundarios, y en una enfermedad crónica como la fibromialgia, la toma de medicación de manera continuada durante tanto tiempo puede provocar otra serie de problemas colaterales.

Es fundamental, por lo tanto, educar a los pacientes de forma que no se automediquen de manera continuada. Una buena educación en salud favorece el control de la enfermedad a medio y largo plazo.

Otro dato relevante son los valores predictivos de la enfermedad para poder detectar a personas jóvenes con probabilidades de desarrollarla. Si a esas personas con un valor de pronóstico elevado de padecer la enfermedad se las detecta a tiempo, la intervención precoz puede ayudar a controlar la enfermedad con mayor garantía que si el diagnóstico se realiza a los 50 años.

Tratamiento natural para la fibromialgia

Según los últimos estudios, los expertos relacionan la fibromialgia con défitic de Coenzima Q10, sustancia que interviene en el proceso de producción de energía celular. En un estudio de la Universidad de Sevilla llevado a cabo por el profesor Mario Cordero, muestra que el déficit de esta sustancia se da en el 70% de pacientes con fibromialgia.

El estudio consistía en administrar Coenzima Q10 a 10 pacientes y otros 10 pacientes ejercían de grupo control. La dosis consistía en 300mg/día repartidas en tres tomas. Es evidente que es necesario realizar el ensayo a mayor escala según palabras del propio profesor Cordero para obener resultados concluyentes.

Ahora tienes toda la información sobre los últimos avances en fibromialgia.

Comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email