Esguince de tobillo
4.5 (90%) 2 votes

El esguince de tobillo se produce cuando los ligamentos, componentes elásticos de este, se estiran por encima de su capacidad o cuando hay un desgarro real de las fibras. Los esguinces recurrentes pueden ocasionar daños articulares a largo plazo con dolor e inestabilidad. Es necesario un tratamiento adecuado para prevenir problemas continuos del tobillo y evitar un esguince de tobillo crónico.

 

¿CÓMO SE PRODUCE UN ESGUINCE DE TOBILLO?

El esguince de tobillo se produce cuando se realiza un movimiento rápido y cambiante con el pie apoyado en el suelo. Muchas veces, el tobillo se desplaza hacia afuera mientras el pie gira hacia adentro, causando que los ligamentos presentes en el exterior se estiren y se desgarren. Este tipo de esguince es el más frecuente, aunque también se produciría un esguince cuando los ligamentos de la parte interior del tobillo se lesionan al desplazarse el tobillo hacia dentro a medida que el pie sale hacia afuera. Cualquier movimiento que haga que los ligamentos se estiren más allá de su capacidad normal causa un esguince de tobillo.

Si sospecha que tiene un esguince de tobillo, consulte al médico para que le hagan una evaluación adecuada. Pueden ser necesarias radiografías, ecografías o incluso una resonancia magnética. Además, los médicos diagnostican los esguinces de tobillo basándose en su historial de lesiones, la apariencia del tobillo y otras técnicas de examen físico.

 

ESGUINCE DE TOBILLO GRADOS

esguince de tobillo grado 2-3

Según la intensidad del esguince y el daño que provoca en los ligamentos podemos tipificar los esguinces en tres grados diferentes. Los esguinces de tobillo son “calificados” como leves (grado 1), moderados (grado 2) o severos (grado 3). Aunque las características para esta clasificación intenta ser lo más objetiva posible, no siempre se puede identificar con claridad en grado del esguince o se pueden encontrar en categorías intermedias.

Esguince de tobillo grado 1

Con un esguince de grado 1, sólo hay un ligero estiramiento de las fibras con un daño mínimo al ligamento. La persona que lo sufre generalmente puede apoyar el pie incluso caminar aunque con dolor. En este caso se suele presentar inflamación en la articulación y aparecer en los días siguientes la presencia de un hematoma leve. Los movimientos en descarga no suelen ser dolorosos y no debe aparecer dolor intenso en reposo o sin carga.

Esguince de tobillo grado 2

Con un esguince de grado 2, hay desgarro parcial del ligamento y laxitud (flacidez) de la articulación del tobillo. Este esguince suele provocar un daño en las fibras del ligamento. La inflamación puede ser más intensa y la persona puede tener imposibilidad de realizar apoyo con el pie en el suelo. Es necesario en muchos casos realizar una radiografía para descartar fractura o fisura ósea. Puede presentar en los siguientes días entumecimiento y hematoma de intensidad media en toda la zona y suele ser necesario evitar la deambulación excepto con ayuda de muletas los primeros días.

Esguince de tobillo grado 3

Un esguince de tobillo es de grado 3 cuando hay un desgarro completo del ligamento. En este caso se produce una rotura completa de las fibras ligamentarias y el paciente presenta un dolor muy agudo acompañado de gran inflamación y hematoma muy voluminoso. El pie está totalmente incapacitado para el apoyo y requiere generalmente de intervención quirúrgica o escayola.

 

TRATAMIENTO PARA EL ESGUINCE DE TOBILLO 

Si tienes un esguince de tobillo, necesitas de un tratamiento y cuidado específicos para que cure correctamente. La mayoría de los esguinces de tobillo sólo necesitan descanso para curar, mientras que otros requieren yeso, una férula o bota especial, o incluso cirugía. 

En cualquiera de los casos siempre será necesario realizar un tratamiento de fisioterapia para el esguince de tobillo, ya que los mecanismos estabilizadores de la articulación se ven afectados y necesitan ser recuperados en su totalidad. Realizar solo un periodo de inmovilización no es suficiente para que estos mecanismos se recuperen al cien por cien.

Como pautas generales, para todos los esguinces independientemente de su grado, comenzaremos con las recomendaciones indicadas para el esguince de grado 1.

Para un esguince de tobillo de grado 1, debe usar R.I.C.E (reposo, hielo, compresión y elevación):

  • Reposo, no camines por un tiempo específico. Usa muletas para moverte.
  • Hielo, aplica hielo envuelto en un paño suave en el tobillo. Hazlo los primeros dos o tres días durante 20 minutos, cuatro o cinco veces al día para reducir la hinchazón y aliviar el dolor.
  • Compresión, utiliza un vendaje de tipo compresivo para inmovilizar el tobillo y darle soporte.
  • Elevación, eleva el tobillo por encima del nivel del corazón. Esto es especialmente útil durante las primeras 48 horas después de la lesión.

Si la lesión es un esguince de grado 2, se debe utilizar el método RICE. Además, este nivel de lesión necesita más tiempo de curación. En algunos casos puede ser necesario una férula de escayola (media escayola) para inmovilizar su tobillo mientras el ligamentos cicatriza.

Los esguinces de grado 3 a menudo se asocian con inestabilidad a largo plazo. Aunque la cirugía rara vez es necesaria, se puede requerir un yeso o un aparato ortopédico corto para la pierna durante aproximadamente tres semanas. Para prevenir problemas crónicos de tobillo, es imprescindible la fisioterapia. Si el ligamento no se cura con un tratamiento no quirúrgico convencional y existe inestabilidad persistente, puede llegar a ser necesaria la cirugía.

La cirugía reconstructiva implica la reparación del ligamento desgarrado y el injerto con otros ligamentos. La cirugía artroscópica se realiza cuando el médico necesita mirar dentro de la articulación en busca de fragmentos de hueso sueltos o trozos de cartílago.

 

¿CÓMO CURAR UN ESGUINCE DE TOBILLO?

Los esguinces de tobillo se recuperan en un método gradual con tres fases:

Fase 1 – reposo y proteger el tobillo mientras se reduce la inflamación (3 a 7 días aproximadamente)
Fase 2 – restablecimiento de la amplitud de movimiento, la flexibilidad y la fuerza (de una a dos semanas)
Fase 3 – regreso gradual a las actividades laborales o deportivas intensas (de tres semanas a uno o dos meses)

Como cualquier problema de salud la variabilidad e intensidad de la lesión es lo importante en el proceso de recuperación. Si has tenido un esguince de tobillo acude a tu médico o fisioterapeuta para que puedas recibir un tratamiento adecuado a tus necesidades.