Dolor en el talón en niños o enfermedad de Sever
5 (100%) 1 vote
Los niños en edad de crecimiento pueden tener dolor en distintas articulaciones. Es habitual encontrarse a padres con sus niños en consultas de fisioterapia o traumatología preguntando angustiados porque a sus hijos le duelen las rodillas, los tobillos, la espalda, la cadera o en el caso particular de este post los talones.
Como otras muchas enfermedades musculoesqueléticas que generan dolor   la enfermedad de Sever tiene su principal problema en la incapacidad que genera en los niños debido precisamente a este dolor tan agudo.

¿Qué es la enfermedad de Sever?

La enfermedad de Sever se presenta como un proceso inflamatorio en el cartílago de crecimiento del talón durante el crecimiento en los niños, o hueso calcáneo inflamado. Esta zona se encuentra generalmente hacia los extremos óseos y se encarga de producir el crecimiento óseo.

Para llevar a cabo su abordaje es fundamental identificarla correctamente y poder hacer un tratamiento eficaz.

¿Qué síntomas y signos presenta la enfermedad de Sever?

La enfermedad de Sever se caracteriza por presentar dolor en los talones de manera uni o bilateral aunque en muchos casos puede presentar también lo siguiente:

  • sensación inflamatoria y talón enrojecido
  • pie rígido al apoyarlo 
  • aumento de volumen de la zona del talón
  • caminar apoyando la punta de los pies
  • dolor a la presión de los talones afectados

Los síntomas pueden cursar de manera variable y tienden a empeorar con el aumento de actividad.

¿Cuál es la causa de la enfermedad de Sever?

La enfermedad de Sever suele aparecer durante las etapas del crecimiento sobre todo en la edad infantil principalmente. Se desconoce la causa específica aunque se han postulado a lo largo del tiempo diversas teorías posibles, pero se sabe que el proceso inflamatorio puede descompensar la flexibilidad de la musculatura posterior de la pierna (gemelos) o incluso que debido a un acortamiento de estos se agrave el problema. 

El aumento de peso rápido en un breve periodo de tiempo por parte de los niños que lo padecen puede ser una de las causas. La realización de actividades deportivas con mayor impacto o salto como baloncesto, atletismo o voleibol también puede ser un desencadenante.  

Un cambio de calzado inadecuado o el uso continuado de uno excesivamente duro puede ser también el desencadenante del problema. 

¿Quién desarrolla la enfermedad de Sever?

La enfermedad de Sever se presenta habitualmente como hemos comentado en la edad infantil, habitualmente en niños con las siguientes circunstancias:

  • se encuentran en una fase de crecimiento rápido 
  • utilizan un calzado excesivamente rígido o duro
  • participan en actividades deportivas de gran impacto en los pies 

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Sever?

El correcto diagnóstico de la enfermedad se basa principalmente en características clínicas. Los niños indican tener dolor de varios días o semanas de evolución de intensidad variable y que limitan sus actividades normales.  

Es necesario consultar con los padres del niño que tipo de actividades realiza su hijo habitualmente, sobre todo a nivel de práctica deportiva. Se suelen hacer radiografías, sobre todo para descartar otras posibles patologías o afectaciones del pie.

En las radiografías también se definen unas características de imagen propias que ayudan a identificar si se trata de la enfermedad de Sever o cualquier otro problema. 

Los niños con la enfermedad de Sever suelen presentar dolor a la palpación o presión en la zona del talón tanto por el área plantar como por alrededor del hueso calcáneo.  

No se suelen tener que realizar otras pruebas distintas a las indicadas, resumiendo, valoración clínica del niño que padece el problema, antecedentes y radiografía son suficientes para hacer un correcto diagnóstico.

¿Cómo se trata la enfermedad de Sever?

El tratamiento de la enfermedad de Sever comienzo por reducir la actividad física o el impacto en los talones de los niños que sufren la enfermedad. Es fundamental este aspecto sobre todo en los momento iniciales de la enfermedad con fase aguda. 

Para evitar que los niños abandonen por completo la actividad física si se prolonga la resolución del problema, se puede recomendar la realización de natación o actividades que tengan menos impacto como caminar por superficies más blandas (pista de atletismo o césped) o hacer bicicleta.

Para llevar a cabo un correcto tratamiento se deben tener en cuenta las siguientes medidas:

  • Fisioterapia. La fisioterapia será la piedra angular del tratamiento llevando a cabo las siguientes intervenciones:
    • Trabajo de estiramiento de la musculatura posterior de la pierna (gemelos y sóleos)
    • Masaje de los músculos acortados o sobrecargados por mala postura al caminar
    • Ultrasonidos para reducir la inflamación y el dolor 
    • No hay un vendaje para la enfermedad de Sever de tipo específico pero si se puede utilizar el vendaje neuromuscular para favorecer la descarga de los músculos afectados
    • Aplicación de frío local en talones entre 15-20 minutos
    • Uso de taloneras de silicona para descargar la zona del talón
    • Ejercicio terapéutico de readaptación a la marcha en fases finales 
    • Recomendaciones de estiramientos y aprendizaje de los mismos en consulta para la musculatura posterior de la pierna
  • Médico. El médico debe hacer el diagnóstico fisiopatológico o en su caso un diagnóstico diferencial correspondiente. Será también el encargado de prescribir la medicación en caso de que el dolor o la inflamación así lo requieran.
  • Cambio de calzado, buscando uno más cómodo, con un mayor nivel de amortiguación y que favorezca la descarga y reduzca el impacto.

Pronóstico de mejora de la enfermedad de Sever

La enfermedad de Sever tiene un buen pronóstico y suele remitir con la evolución natural junto con las medidas terapéuticas recomendadas. En un plazo máximo de 4 a 6 semanas los niños vuelven a poder realizar sus actividades con normalidad.

Para evitar que este problema vuelva a aparecer sería recomendable llevar a cabo las siguientes medidas:

  • usar un calzado de buena calidad específico a la actividad deportiva que se realiza
  • evitar calzados duros o con excesivo tacón
  • hacer estiramientos al finalizar la práctica deportiva y sobre todo de la musculatura posterior de la pierna
  • si aparecen pequeños síntomas aplicar frío local en la zona
  • hacer uso de plantillas de descarga para deportes que conlleven mayor impacto sobre los pies
  • controlar el peso en caso de que haya algunos kilos de más

Una vez que el niño haya concluido su etapa de crecimiento la aparición del síndrome de Sever en adultos es técnicamente inviable ya que la placa de crecimiento desaparece.

Comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email