Dolor de garganta. Síntomas, causas, tratamiento y recomendaciones.
5 (100%) 1 vote

QUÉ ES EL DOLOR DE GARGANTA

El dolor de garganta es un problema muy frecuente en la población debido a la alta exposición de virus, bacterias y agentes agresores a la que está expuesta.

La garganta es un tubo fibroso y elástico que permite la entrada de alimentos y aire a nuestro organismo, a la vez que los dirige a las vías correspondientes. Es decir, los alimentos hacia el esófago y el aire a la faringe.

Debido a su amplia exposición al medio externo, la garganta suele ser asiento de infecciones o alergias que producen inflamación e irritación de la mucosa, lo que por supuesto causa dolor y/o molestia al hablar o tragar.

El tratamiento para aliviar este síntoma puede ser por medio de fármacos o remedios caseros. No obstante, es importante tener en cuenta que para garantizar la desaparición total de la afección es necesario atacar directamente la patología que lo origina.

SÍNTOMAS QUE SUELEN ACOMPAÑAR AL DOLOR DE GARGANTA

El dolor de garganta es normalmente una molestia temporal que en la mayoría de los casos es acompañado de un cuadro gripal, por lo que además pueden presentarse congestión nasal y enrojecimiento de la garganta. Por otro lado, cuando las molestias se prolongan en el tiempo por un periodo superior a 5 o 6 meses puede ocasionar una faringitis crónica.

En la faringitis crónica el dolor de garganta se manifiesta junto con inflamación de amígdalas, colecciones de pus (en las amígdalas), fiebre y aftas. En el cáncer de garganta, síntomas predominantes son el dolor o molestia al tragar y algunas veces voz ronca.

Evidentemente para realizar el diagnóstico de cáncer de garganta se necesita realizar un estudio adecuado de otros factores y pruebas específicas para poder concluir que realmente estamos frente a esta terrible enfermedad.

CAUSAS DEL DOLOR DE GARGANTA

Entre las causas de dolor de garganta más comunes están: las faringitis (agudas y crónicas), consumo excesivo de cigarrillos, reflujo gástrico y amigdalitis (virales y bacterianas). No obstante, existen otras causas como laringitis, otitis media y déficit de vitaminas.

Cuando el dolor de garganta dura más de 4 días seguidos es probable que el antígeno que lo haya originado sea de tipo bacteriano. Por ende, lo más recomendado es asistir a consulta médica para iniciar cuanto antes la terapia con antibióticos como la Amoxicilina.

Se deben seguir las mismas recomendaciones cuando la dolencia está asociada a faringitis o laringitis, las cuales, además del antibiótico, requieren administración de antiinflamatorios orales.

El dolor de garganta que aparece con el dolor de oído indica inflamación del oído medio debido a una infección o a la presencia de un cuerpo extraño en la zona. Aquí lo importante es visitar al otorrinolaringólogo para que pueda evaluar la verdadera causa y determine si se necesita tomar o no medicamentos.

Finalmente, el dolor de garganta frecuente es una clara señal de alerta que indica debilidad por parte del sistema inmunológico. Es por ello que ante dicho aviso es obligatorio asistir a un médico y además incrementar la ingesta de vitaminas y minerales.

En el caso de presentar pérdida de peso inexplicable, vómitos de contenido sanguinolento, tos persistente, sudoración nocturna, infecciones de repetición y dolor de garganta de más de un mes de evolución, es estrictamente obligatorio consultar con su médico para descartar un cáncer de garganta.

QUÉ TOMAR PARA EL DOLOR DE GARGANTA

Para el dolor de garganta como para cualquier otro problema de salud o enfermedad que se padezca, existen diversas opciones terapéuticas. Entre ellas podemos encontrar intervenciones farmacológicas, remedios naturales o intervenciones quirúrgicas.

MEDICACIÓN

Para aliviar el dolor de garganta como tal, se pueden utilizar medicamentos cuya acción combine reducción de la inflamación y analgesia, por ejemplo, el Ibuprofeno, el Acetaminofén o la Nimesulida.

Los antibióticos como la Penicilina, la Azitromicina o la Amoxicilina solo se deben tomar cuando el medico los prescriba, ya que si la infección es producto de un virus, estos no tendrán ningún efecto sobre el mismo. Por el contrario, generan resistencia terapéutica ante futuras infecciones bacterianas.

Además, la automedicación puede tener terribles consecuencias para la salud por los posibles efectos secundarios que puede ocasionar.

REMEDIOS CASEROS

En cuanto a los remedios caseros para el dolor de garganta, los más efectivos son: el té de eucalipto con miel, el té de jengibre y canela, las gárgaras de agua tibia con sal y las gárgaras con infusión de pieles de granada. Los tés deben consumirse calientes tres veces al día, mientras que las gárgaras solo deben realizarse dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche.

Otro de los remedios caseros más habituales usados en los problemas de garganta son los propóleos. El propóleo es una sustancia de tipo resina elaborado por las abejas procedente de las resinas de los álamos y las coníferas.

El propóleo tiene muchas propiedades terapéuticas entre las que se encuentran;

  • Antioxidante
  • Antibacteriano
  • Antivírico
  • Antiinflamatorio
  • Analgésico
  • Reforzador del sistema inmune

Esta sustancia es muy útil para mejorar los problemas de garganta y de las infecciones respiratorias en general.

INTERVENCIONES QUIRÚRGICAS

Las operaciones, como en cualquier problema de salud, deben ser más una necesidad que una solución. Con esto, lo que queremos decir es que tienen un alto nivel de riesgos, y no recomendamos someterse a una intervención quirúrgica salvo en situaciones de máxima necesidad.

Las principales intervenciones realizadas son;

  • Amígdalas
  • Adenoides
  • Pólipos
  • Cáncer o tumores

RECOMENDACIONES

Es importante mencionar que, si el dolor de garganta persiste tras tres días de haber comenzado la medicación casera, se presenta fiebre o simplemente empeora el estado general, se debe consultar al médico de cabecera.

Cuando el dolor de garganta es frecuente y también se visualiza pus en las amígdalas, lo indicado es que extraigan las mismas a través de un procedimiento quirúrgico.

Los remedios planteados son opciones terapéuticas para mejorar el dolor de garganta, en cualquier caso fuera de lo que son remedios naturales, recomendamos acudir al médico para el diagnóstico adecuado y las prescripción de la medicación oportuna.

Si tu garganta sufre con facilidad, intenta evitar bebidas con temperaturas extremas, demasiado frías o calientes.

Evita situarte donde haya corrientes de aire y en verano muy cerca del aire acondicionado.

En invierno protege tu garganta con una bufanda o pañuelo, realmente esto es más efecto placebo que protección real ya que la infección se produce internamente, pero suele dar sensación de alivio.

Espero que la información sobre el dolor de garganta te sea de sea de ayuda.