Dolor de cabeza; causas, tipos, diagnóstico y tratamiento
5 (100%) 1 vote

DOLOR DE CABEZA: CAUSAS, TIPOS, DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

La mayoría de las personas que experimentan dolores de cabeza prefieren “ahogar” con pastillas los síntomas, sin pensar que tal reacción del cuerpo en sí mismo puede ser un indicador de problemas más graves.

Las sensaciones dolorosas, como tales, no son una enfermedad, pero pueden ser tal vez el único síntoma que permite diagnosticar a tiempo una serie de enfermedades peligrosas.

CAUSAS DEL DOLOR DE CABEZA

Dependiendo del tipo, las sensaciones de dolor indican diferentes problemas en el cuerpo.

El dolor de cabeza en las sienes puede ser causado por varias razones, desde cambios repentinos en la presión sanguínea hasta intoxicación o infección.

Para algunas enfermedades, el dolor temporal es un síntoma que hace posible el diagnostico en una etapa temprana.

Las causas de dolor en la parte posterior de la cabeza a menudo pueden deberse a enfermedades como la artosis cervical, espondilosis cervical, contractura de los músculos de la columna cervical, hipertensión.

La aparición de dolor de cabeza en la frente puede indicar enfermedades inflamatorias tales como sinusitis, aumento de la presión intracraneal, neuralgia del nervio trigémino. Este tipo de dolor se acompaña de enfermedades tan graves como meningitis, neumonía, malaria y fiebre tifoidea.

El dolor en el área de los ojos puede ser un síntoma de disfunción autonómica, migraña, así como glaucoma y otras enfermedades oculares.

¡Presta atención! La causa de dolores de cabeza frecuentes puede ser provocado por una serie de factores:

    • Estrés
    • Sobreesfuerzo
    • Diversas enfermedades infecciosas
    • Procesos inflamatorios
    • Intolerancia alimentaria

La repetición regular de sensaciones de dolor indica que los problemas en el cuerpo son crónicos y requieren tratamiento obligatorio por un especialista para su diagnóstico y tratamiento.

Los dolores de cabeza severos a menudo son causados ​​por causas tales como migraña, subidas de presión arterial, sinusitis, traumatismo craneoencefálico y enfermedades infecciosas. Si el dolor va en aumento, este es un signo seguro de anomalías en el cuerpo.

Los dolores de cabeza prolongados son especialmente peligrosos, ya que pueden ser síntomas de enfermedades graves, como la meningitis, daño al sistema nervioso (aracnoiditis, encefalitis), la tuberculosis, enfermedad parasitaria. El dolor prolongado también puede indicar un tumor cerebral.

La causa de un dolor de cabeza pulsátil suele ser una migraña. Pero esto no excluye otras posibles enfermedades: otitis, enfermedades de los ojos (por ejemplo, glaucoma), sinusitis, problemas con los vasos cerebrales (lesiones vasculares del cerebro, deterioro de drenaje venoso), múltiples infecciones. El grado de peligro de este tipo de sensación de dolor depende de su ubicación, fuerza y ​​duración.

Un fuerte dolor de cabeza a menudo es causado por espasmos de vasos cerebrales o una crisis hipertensiva. Los más peligrosos son los accidentes vasculares: ruptura de un aneurisma, hemorragia intracraneal. Además, la causa del dolor puede ser el estrés, el sobreesfuerzo, tomar ciertas drogas y comer alimentos perjudiciales.

 

TIPOS DE DOLOR DE CABEZA

La migraña generalmente se caracteriza por un fuerte dolor de cabeza palpitante, acompañado de náuseas, intolerancia a la luz brillante y olores fuertes y debilidad general. El dolor, generalmente, cursa de manera unilateral. La duración del ataque puede ser de unas pocas horas a tres días. Las migrañas más frecuentes se producen en mujeres de entre 25 y 35 años.

La cefalea tensional (el dolor de cabeza más común y extendido) a menudo no es fuerte, pero se puede repetir de forma regular y continuar hasta por una semana de duración. La naturaleza del dolor tipo compresivo puede extenderse tanto en toda la cabeza como en la parte posterior, la frente y la parte superior. Este tipo de dolor se produce en aquellas personas con una actividad que a menudo experimentan tensión muscular prolongada (postura forzada mientras se trabaja en el ordenador, conducir, una posición incómoda durante el sueño), y están constantemente expuestas a estrés psico-emocional.

La cefalea en racimo es uno de los tipos más severos de dolor. La persona experimenta ataques prolongados de sensaciones dolorosas muy fuertes de carácter pulsátil. Por lo general, el dolor es unilateral, en la frente o el área de los ojos, a veces acompañado de enrojecimiento, hinchazón, lagrimeo. Los ataques, por regla general, duran de 20 minutos a una hora y media, pero en casos graves se pueden repetir varias veces al día durante varias semanas. La mayoría de las veces, este tipo de dolor afecta a hombres de mediana edad.

El dolor de cabeza causado por infecciones suele ir acompañado de fiebre y escalofríos. Con resfriado común o gripe, el dolor no es demasiado fuerte, generalmente en las partes frontales u oblicuas de los ojos. Los pacientes muestran síntomas típicos de enfermedades catarrales: tos, secreción nasal, debilidad. A medida que se recupera del proceso infeccioso o después de tomar medicamentos antipiréticos, las sensaciones de dolor disminuyen o desaparecen. Cuando hay meningitis, el dolor de cabeza es agudo, pulsátil, con una temperatura de 37.5 grados o más, un síntoma adicional es el vómito. En este caso, el paciente necesita hospitalización urgente. Menos comunes son otras enfermedades infecciosas y bacterianas, en las que la naturaleza del dolor de cabeza puede ser diferente, pero casi siempre se acompaña de otros síntomas neurológicos.

La cefalea postraumática se produce por un hematoma o conmoción cerebral, daños en el cráneo o la columna cervical. La naturaleza y localización del dolor depende directamente del tipo de lesión. Las sensaciones de dolor pueden aparecer inmediatamente o después de un lapso de tiempo.

La cefalea sinusal se produce por la inflamación en los senos nasales, generalmente acompañada de inflamación de la mucosa, del revestimiento de los senos paranasales y la cavidad nasal, congestión nasal y secreción nasal. Este tipo de cefalea se caracteriza por sensaciones dolorosas en la parte frontal y paranasal de la cara, que pueden continuar hasta la cura completa de la enfermedad subyacente.

Los dolores de cabeza asociados al aumento de la presión intracraneal , pueden ser muy fuertes, y estar acompañados por náuseas e intolerancia a la luz brillante. Como regla general, toda la superficie de la cabeza duele y, a veces, el área alrededor de los ojos. Las sensaciones dolorosas son como si la cabeza fuera a “explotar”. Con mucha frecuencia este tipo de dolor se observa en pacientes que alguna vez han sufrido un trauma craneoencefálico, así como también después de lesiones del cráneo durante el parto.

Los dolores de cabeza asociados con la neurálgia del nervio trigémino, generalmente duran solo unos pocos segundos, pero son muy dolorosos. El dolor ocurre en cualquier área de la cara mientras se utiliza el área mandibular para comer o hablar. Según la mayoría de los médicos, la causa más común de daño del nervio trigémino y dolores de cabeza relacionados son caries, estomatitis, maloclusión y también sinusitis. El grupo de riesgo, por lo tanto, incluye a todos aquellos que tienen problemas con el estado de la cavidad bucodental.

 

DIAGNÓSTICO

Cuando se acude a un profesional por problemas de dolor de cabeza, el paciente pasa por varias etapas en el examen. Para empezar, el médico durante la entrevista analiza la naturaleza y duración del dolor, su localización, factores que lo acompañan y lo que puede provocarlo. Para el diagnóstico primario de ciertas enfermedades, es suficiente someterse a un examen con un especialista: neurólogo, otorrinolaringólogo, dentista u oculista. Pero en varios casos, no se puede prescindir de las pruebas complementarias.

  • Electroencefalograma (EEG): le permite juzgar el estado y el funcionamiento del cerebro como un todo, observar las desviaciones del funcionamiento normal, revelar lesiones vasculares del cerebro, signos indirectos de un tumor, hematomas.
  • Radiografía: ayuda a determinar la presencia de hidrocefalia, fracturas óseas, sinusitis.
  • La resonancia magnética nuclear (RMN): se utiliza para diagnosticar tumores, trastornos crónicos y agudos de la circulación cerebral, las consecuencias del accidente cerebrovascular, la sinusitis y muchas otras enfermedades.
  • Tomografía computarizada (TC): muestra la presencia de hemorragias, cambios en la estructura del tejido cerebral, vasos cerebrales. El TC del cerebro permite determinar la presencia de tumores, quistes, aneurismas, trombosis y aterosclerosis.
  • Electromiografía (EMG): se usa para diagnosticar enfermedades del sistema neuromuscular, daño en los nervios.
  • Ecografía (ultrasonido): utilizado principalmente para valorar posibles problemas con los vasos sanguíneos (anomalías vasculares de desarrollo, los cambios en el lumen de las arterias, (compresión de la arteria vertebral en su paso por los agujeros vertebrales por osteofitos artrósicos), aneurisma, anormalidades flujo sanguíneo.
  • Pruebas de laboratorio: se utilizan principalmente para detectar las infecciones e inflamaciones del paciente, los procesos autoinmunes y los trastornos metabólicos.

 

TRATAMIENTO 

La necesidad de tratamiento debe ser bien definida en base a un diagnóstico preciso y determinado por el profesional sanitario correspondiente en cada caso, ya sea fisioterapeuta, psicólogo, nutricionista, médico, etc. En la mayoría de los casos, se tratará de un neurólogo, pero las diferentes causas del dolor de cabeza pueden llevarlo la consulta de diversos especialistas en el área de la salud para realizar el tratamiento correspondiente. Esperar que “pase por sí mismo”, en muchos casos puede no ser recomendable. El desarrollo del síndrome del dolor puede llevar a la agravación de los problemas, lo que lleva a espasmos musculares, linfostasis, hipoxia cerebral.

Los principales tipos de tratamiento utilizados para el dolor de cabeza son:

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

Al paciente se le prescribe medicación en formato oral o inyectable. Generalmente antiinflamatorios que también tienen acción analgésica o acción anestésica local.

TERAPIA MANUAL

Tratamiento muy efectivo en dolor de cabeza por tensión y migrañas. Mediante la terapia manual se identificará la fuente del dolor y ayudará al paciente a deshacerse de él. Sin embargo, a menudo solo la terapia manual no es suficiente, se trata de un método adicional de tratamiento.

MASAJE

No se trata de utilizarlo como un método independiente, sino integrado como una parte importante del tratamiento complejo. Sin embargo, los neurólogos a menudo recomiendan un masaje para dolores de cabeza después de un traumatismo, migrañas crónicas, etc.

ACUPUNTURA

Por lo general, se prescribe junto con la terapia manual y de manera complementaria. Cuando se aplica la acupuntura en ciertos puntos que se ven afectados, activa el trabajo de los órganos asociados con las terminaciones nerviosas ubicadas en estos puntos. A menudo, los pacientes se sienten mejor después de 1-2 sesiones de tratamiento.

OSTEOPATÍA

Otro tipo de efecto manual: el osteópata elimina las causas del dolor de cabeza, trabajando con cambios patológicos en músculos, articulaciones y órganos. Asignado junto con otros métodos.

FISIOTERAPIA

Mediante la fisioterapia podemos realizar tratamiento con ultrasonido, electroterapia, magnetoterapia, calor y otros elementos físicos. Desde hace mucho tiempo se ha demostrado que la efectividad de la fisioterapia supera a muchos otros métodos, por lo que este método a menudo se prescribe para el tratamiento de distintos tipos de dolor de cabeza.

EJERCICIO TERAPÉUTICO

Otro de los métodos complementarios es el ejercicio terapéutico. Las cargas cuidadosamente seleccionadas y calculadas ayudan a hacer frente al síndrome de dolor causado por un traumatismo o un esfuerzo excesivo.

INYECCIONES DE TOXINA BOTULÍNICA (BOTOX)

Para el dolor de cabeza y migrañas se puede utilizar inyecciones de Botox. El medicamento se inyecta en las áreas de músculos espasmódicos, lo que le permite eliminar el espasmo y así detener el dolor de cabeza.

MÉTODOS DE HEMOCORRECCIÓN EXTRACORPÓREA

Se prescriben para enfermedades tales como aterosclerosis de vasos cerebrales. La terapia se basa en la “limpieza” de la sangre eliminando el exceso de colesterol y otras sustancias que forman placas ateroscleróticas e interrumpen el suministro de sangre del órgano. Además este método produce la eliminación de la sangre de autoanticuerpos, lo que aumenta significativamente la efectividad del tratamiento para la esclerosis múltiple y otras enfermedades del sistema inmune.

REMEDIOS POPULARES

Por supuesto, hay muchas maneras de deshacerse del dolor de cabeza, conocidos desde nuestras abuelas. Aplicando en la zona dolorosa lociones, unguentos y plantas medicinales (fitoterapia). Su eficacia no siempre está basada en evidencia científica sólida, pero en muchos casos suelen ser efectivos. Debe recordarse que ninguna receta popular “milagrosa” reemplazará una visita al médico y solo puede ser un método adicional de tratamiento.

 

PREVENCIÓN DE LOS DOLORES DE CABEZA

La mejor prevención es descubrir las causas del dolor y eliminarlas por completo, aunque más tarde puede volver a surgir el síndrome de dolor debido a otros factores: sobreesfuerzo, picos de presión, depresión y muchos otros. Para reducir el riesgo de que esto suceda, simplemente evite las situaciones en las que pueden surgir: trate de dormir lo suficiente, evite la fatiga, no abuse de las bebidas con cafeína y el alcohol. El ejercicio regular, la dieta saludable y el aire fresco son los factores principales para mantener el cuerpo en buenas condiciones.

En la mayoría de los casos, los dolores de cabeza desaparecen rápidamente sin causar complicaciones, lo más probable es que la causa sea el estrés o la fatiga. Sin embargo, si el dolor no desaparece por un tiempo prolongado o regresa una y otra vez, no demore la visita al médico; puede ser peligroso para la salud e incluso para la vida.

 

DESHACERSE DE LOS DOLORES DE CABEZA: POR DONDE EMPEZAR

Si padece dolores de cabeza, no se automedique, ya que puede ser perjudicial para su salud y dañar aún más su organismo y su salud. Además, eliminar un síntoma no significa curar una enfermedad. Lo primero que debe hacer es descubrir la causa de la enfermedad. Esto puede hacerse a través de varias pruebas, como RMN, TC, angiografía y un estudio exhaustivo de la evolución del dolor de cabeza correspondiente por parte de un profesional sanitario.

Ahora, ya tienes toda la información necesaria para abordar todos los tipos de dolor de cabeza.