Como empieza la fibromialgia
5 (100%) 1 vote[s]

Hablar de como empieza la fibromialgia es contar una historia vital de incertidumbre. Cuando hablamos de fibromialgia en la actualidad ya asociamos directamente la palabra con dolor y sufrimiento y atrás quedaron tantos años de incomprensión y angustia sobrellevada en la sombra y la más absoluta soledad.

Hoy conocemos los mecanismos de la enfermedad respecto a diagnóstico, signos y síntomas con toda su variabilidad, pero lo más difícil es el pronostico a medio largo plazo.

Cuando sabemos con seguridad que padecemos fibromialgia

La fibromialgia puede cursar con muchos síntomas asociados que pueden dar lugar a confusión, ya que muchos de estos síntomas son comunes con otras enfermedades. La fibromialgia puede cursar con brotes y en muchos casos puede estar latente durante años sin que sea diagnosticada.

El comienzo de la enfermedad puede ser confuso, generando cansancio inicialmente acompañado de dolor musculoesquelético generalizado.

En la mayoría de los casos es frecuente la variabilidad en la intensidad del dolor y la persona que la padece puede sentir ansiedad al intentar seguir realizando sus actividades con normalidad y no comprender que le sucede.

Donde acudir para recibir ayuda

Lo primero y mas importante es acudir al médico de atención primaria, es lo más habitual aunque en muchas ocasiones esta opción es la que más probabilidades tiene de retrasar el diagnóstico final correcto.

El médico de atención primaria es como el aprendiz de todo y maestro de nada y puede no estar bien informado en las características de esta enfermedad como le sucede habitualmente con el resto de enfermedades o afectaciones musculoesqueléticas.

En muchos casos las personas afectadas con los síntomas iniciales de la enfermedad se han visto abocadas a ser tachadas de depresivas, ansiosas incluso en muchos casos tildadas de “mentirosas”, algo que agrava aún más si cabe el problema psicosocial de las personas aquejadas de fibromialgia.

Siguientes pasos hacia el diagnóstico 

Si conseguimos que el médico de atención primaria escuche e indague en los síntomas de la enfermedad llegará un punto en el que, tras una analítica con los parámetros adecuados y la continuidad de dichos síntomas pueda considerar necesario derivar al reumatólogo. 

Ahora estaremos en la dirección adecuada para poder al menos conseguir que nos hagan un diagnóstico correcto. Ahora llega otro problema, el catastrofismo y las falsas creencias y asociaciones.

Encontraremos determinados reumatólogos que nos harán llevar una cruz muy pesada tan solo confirmando la enfermedad. Tiene usted fibromialgia, solo le falta decir ¡¡ya puede pegarse un tiro!!. 

Es cierto que es una enfermedad pseudocrónica que conlleva modificar las conducatas de vida pero estos comportamientos paternalistas e hiperprotectores no ayudan en nada a llevar a cabo un empoderamiento en salud por parte de las personas afectadas.

Como afrontar el día a día

Las recomendaciones sobre actividad física indican ejercicio aeróbico moderado que puede consistir en caminar o hidroterapia.

Por supuesto no hay ni que decir que una vez que el médico ha prescrito el tratamiento farmacológico el apartado correspondiente a la planificación del ejercicio terapéutico le corresponde exclusivamente al fisioterapeuta, tanto por competencias profesionales como por conocimientos. 

Aquí tenemos un gran error de concepto, ya que entendemos el ejercicio como algo que no necesita controlarse de manera exhaustiva y eso es un gran error. La progresión del ejercicio a nivel terapéutico es imprescidible que sea supervisado y controlado por el fisioterapeuta.

Medir y utilizar indicadores clínicos de variabilidad es fundamental para poder indicar una planificación adecuada, aún teniendo en cuenta la variabilidad de los síntomas que presentan las personas con fibromialgia.

En el siguiente enlace puedes acceder a un post donde te indicamos toda la información sobre ejercicio terapéutico para fibromialgia.

Hacia donde vamos

Es fundamental que las personas afectadas de fibromialgia entiendan que no están solas, que somos muchos los profesionales de la salud implicados en abordar sus problemas y mejorar su calidad de vida.

Cada vez son más los esfuerzos y recursos invertidos en una enfermedad que cada vez afecta a más personas en el mundo y en la que no se para de investigar, tanto en su diagnóstico como en su tratamiento.

Son muchas las asociaciones de fibromialgia en España que dan apoyo a afectados y familiares y es fundamental acudir a ellas para integrase con el resto de personas que están involucradas en todo lo que rodea a esta enfermedad tan invalidante pero de la que cada vez conocemos más cosas.

Comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email