Valora este post

La agorafobia es un trastorno psicológico provocado por ansiedad y ataques de pánico.

La ansiedad es uno de los problemas psicológicos más habituales actualmente. Cuando una persona sufre de ésta puede derivar en un trastorno de pánico y viceversa y esto es un factor muy limitante para las personas que lo padecen igual que ocurre con otras enfermedades que cursas con crisis o brotes.

En este post hablaremos de la dualidad trastorno de pánico y agorafobia como una tándem que se retroalimenta mutuamente causando un cuadro psicológico y psiquiátrico que puede provocar muchas dificultades sociales en las personas afectadas por este problema de salud.

¿Qué es agorafobia?

El significado de agorfobia es el pánico o miedo que sienten algunas personas al contacto con el exterior o el mundo que les rodea. Podemos entender la agorafobia como el miedo patológico de manera desproporcionado, no racional y que no se puede controlar.

La persona siente incapacidad de controlar la situación y se ve con una alta probabilidad de sufrir una crisis de pánico incontrolable o ataque de fobia. Esto se produce habitualmente cuando la persona siente incapacidad de recibir ayuda o escapar de dicha situación en la que se encuentra y que le está provocando dicha crisis.

Este tipo de crisis de pánico puede presentarse en cualquier momento del día y puede venir acompañada de un síndrome vasovagal o alteraciones del sistema nervioso autónomo tales como mareos, diarrea, sudoración, etc.

Dichas crisis tiene como elemento común alteración de la cognición donde se presenta una sensación inminente de peligro sin que este sea real y la anticipación a predisponer una nueva crisis, es decir, las personas que padecen este trastorno tienen miedo constante a que se les presenten crisis nuevamente.

Causas de la agorafobia

Las causas de la agorafobia no están bien definidas aunque los estudios apuntan a un posible origen de base genética o neurológica. Organizaciones americanas sobre el estudio de la agorafobia centran su aparición en 3 pasos.

  • Crisis de pánico de manera espontánea
  • Conductas de ansiedad precoz y evitación
  • Finalmente esto de manera continuada en el tiempo lleva a instaurarse como agorafobia

Debemos tener en cuenta que todas las conductas tienen un proceso de aprendizaje reforzadas en mayor o menor mediada por distintos sucesos o experiencias que van a fijar las posteriores creencias sobre los hechos futuros. Podemos por lo tanto entender la causa de la agorafobia como un comportamiento de ansiedad o ataque de pánico agudo asociado a unas creencias erróneas.

El proceso a nivel neurobiológico es mucho más complejo interviniendo distintas áreas entre ellas el sistema límbico donde se crearía la ansiedad precoz reforzada por áreas de la corteza cerebral prefrontal donde se producirían las conductas de evitación.

El componente genético parece ser que hace alusión a una mayor predisposición a padecer el trastorno sobre todo asociado a la facilitación de las alteraciones neurovegetativas asociadas como las taquicardias, alteración en la respiración, síncope, etc.

Factores que pueden influir mucho en la aparición de la agorafobia son la separación infantil ya que, se ha observado que esta características puede desencadenar en la edad adulta una elevada ansiedad en relación con el alejamiento del hogar o personas con las que se tiene un gran vínculo afectivo o emocional.

Síntomas de la agorafobia

Los síntomas principales de la agorafobia son crisis de pánico que aparecen sin motivo aparente que las provoque en lugares que no tienen porque condicionar directamente las personas que las padecen, es decir no tienen porque tener ninguna relación directa con la provocación de la crisis.

Los sitios más habituales son;

  • Transportes públicos sobre todo autobús y metro
  • Lugares en los que se puedan dar aglomeraciones de personas como centros comerciales o eventos deportivos
  • Sitios cerrados y generalmente también con acumulación de gente tipo restaurantes, teatros o ascensores
  • También se puede dar en cualquier lugar lejos de casa donde puede aparecer sensación de inseguridad por estar lejos de la “zona de confort o seguridad”

Existen casos muy graves en los que la persona enferma evita por todos los medios el contacto con el exterior y viven reclusos en sus propios domicilios, ya que salir de este espacio supone un riesgo de padecer una crisis de ansiedad o ataque de pánico agudo.

Diagnóstico de la agorafobia

Para que una persona pueda ser diagnosticada de agorafobia se deben dar las siguientes características:

  • Crisis con ataques de pánico de tipo recidivantes y de manera espontánea
  • Presencia de palpitaciones, temblor, sudoración desproporcionada y boca seca.
  • Alteraciones en la respiración, sensaciones desagradables en el pecho acompañadas de náuseas y dolor en el vientre
  • Mareos, vértigos y alteraciones cognitivas de miedo y pánico así como dificultad para relajarse y concentrarse
  • Parestesias, tensión muscular elevada y escalofríos

Una vez producidos estos hechos en una ocasión pueden aparecer posteriormente y es aquí donde comienza la psicosis de miedo asociado a cambio de conducta que deben ser identificados por parte del especialista para poder llegar a la conclusión diagnóstica.

Tratamientos para la agorafobia

Debido al componente multimodal de la enfermedad que provoca alteraciones, psicológicas, físicas y neurobiológicas, el abordaje debe plantearse desde un punto de vista multidisciplinar para que el tratamiento sea efectivo.

Lo principal es el abordaje psicológico interviniendo en las conductas, creencias y comportamientos, en un segundo nivel estaría el tratamiento farmacológico que sería complementario. Por último y no menos importante tendríamos la fisioterapia especializada en salud mental mediante ejercicio terapéutico.

El área de actuación educativa de la personas que padece la enfermedad como de su entorno es un factor fundamental. La incomprensión que puede sentir y el rechazo por parte de amigos, familiares y allegados por sus conductas obsesivas o comportamientos deben ser explicados para que la gente cercano se convierta en un apoyo más que en un lastre.

Para esto existen distintos folletos, guías, etc. o grupos de autoayuda o similar en los que pueden participar todos los implicados, tanto personas que padecen la agorafobia como sus familiares.

En ciertos casos al inicio la medicación puede ser una primera opción como tratamiento de choque, ya que el paciente puede rechazar las otras propuestas terapéuticas. En este caso hay que diferenciar el tratamiento de choque con el de mantenimiento.

  • Tratamiento de choque el objetivo principal es reducir la ansiedad 
  • Tratamiento de mantenimiento que suelen ser principalmente antidepresivos y benzodiacepinas.

Los fármacos más utilizados para el tratamiento de la agorafobia son;

  • Alprazolam
  • Clonazepam
  • Lorazepam
  • Mirtazapinansaminasa
  • Venlafaxina
  • Duloxetina
  • Luoxetina
  • Paroxetina
  • Sertralina
  • Escitalopram

Como superar la agorafobia

Para superar con éxito la agorafobia debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones:

  • Ser conscientes de que las sensaciones de miedo y pánico que tenemos son ilusorias y no existe peligro real
  • Trabajar el contexto de lo desmesurado de lo que experimenta tu cuerpo por el estrés
  • Gestionar las sensaciones sin buscar un enfrentamiento directo contra ellas sino aprendiendo a canalizarlas
  • Interpretar de una manera moderada nuestras crisis sabiendo que no hay nada más aparte de lo que sentimos provocado por nuestro problema
  • Utiliza técnicas de mindfulness y meditación y aprende a centrarte en el momento presente para controlar la ansiedad y el estrés
  • Pon en práctica técnicas mentales de distracción y cuando sientas que comienza la fobia haz cuentas hacia atrás de 100 a 0
  • Interioriza tu capacidad de controlar tus miedos y no añadas más ansiedad a tus sentimientos
  • Hazte consciente de tus avances cuando los consigas y disfrútalos para coger más fuerza, seguridad y confianza

La agorafobia es una enfermedad compleja pero con esfuerzo y un adecuado tratamiento se puede superar.

Comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email